Adal, un mexicano de 17 años, amenazó y apagó un cigarrillo en el cuerpo de un hombre en Tijuana. Esto despertó la ira del grupo de hackers Anonymous, ya que lo volvió objeto de una cacería virtual y logró que se entregue a la policía.