Los ejecutivos recaudaron fondos entre sus clientes para solventar los gastos ya que en el país asiático no están previstas por ley las vacaciones pagas para los empleados.
Cards Against Humanity es un juego de naipes diseñado para atormentarse entre los invitados a una fiesta, pero sus creadores decidieron celebrar Janucá este año con una campaña en la que recolectaron un dólar de cada uno de sus clientes y los invirtieron en "Ocho regalos razonables".

Unas 150 mil personas aportaron su dólar para recibir tres pares de medias, la suscripción a un sitio de podcast de Chicago, la participación en un fondo de inversión del Departamento de Tesoro de los Estados Unidos y la compra de una semana de vacaciones para los empleados de la planta que imprime los naipes en China.

"El imprentero no tenía un procedimiento formal para dar vacaciones pagas, así que compramos el 100% de la capacidad de producción de la fábrica para que produjeran nada durante una semana, con el objeto de darle a la gente que hace CAH la inesperada posibilidad de visitar a su familia o de hacer lo que deseen", explicaron los creadores de CAH.

empleados china doble 2.jpg
Así, trabajadores como Su Liangliang emplearon su tiempo libre para irse de vacaciones con su mujer e hijos, mientras que uno de los encargados, Jiang Xiuhua, aprovechó para hacerse una escapada con su esposa.

Si Chunxiang, en cambio, usó su semana libre para encontrarle tutor a su hija porque "sus notas no han sido las mejores", y un padre muy afortunado tuvo la oportunidad de festejar el sexto cumpleaños de su hija, quien vive en un área rural.

Otros simplemente aprovecharon para viajar a sus cuidades de origen, como He Guilan, quien fue a ver a su familia a Shandong. "Como siempre hay tanto trabajo, rara vez puedo ir a mi casa", explicó.