El ministro de Justicia, Germán Garavano, volvió a reclamar "un paso al costado" de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, y defendió la intervención de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA), al evaluar que el Gobierno "debe tener sobrados motivos para tomar esa decisión" y también "facultades" para hacerlo.
"A veces hay funcionarios que se resisten y afectan la gobernabilidad. No es un buen camino cuestionar todas las decisiones del gobierno", advirtió, al criticar la actitud del ahora ex titular de la AFSCA, Martín Sabbatella, quien se resistió hasta este jueves a dejar su cargo, hasta la llegada de una orden judicial.

En un reportaje que este sábado publica el matutino Página 12, Garavano renovó su exhortación para que la procuradora Gils Carbó se aleje de su cargo, aunque descartó que el Gobierno piense en recurrir a la vía del decreto si la funcionaria insiste en su negativa.

"Con la procuradora tenemos diferencias, las hemos expresado y nosotros pensamos que lo mejor es que dé un paso al costado. Eso sería lo más sano", afirmó.

Añadió que "mientras tanto tenemos una buena relación institucional, hemos estado hablando. La semana que viene postergaremos la puesta en marcha del nuevo Código Procesal Penal, en acuerdo con todos los sectores, porque estaba previsto para el 1 de marzo, pero era imposible llegar".

Ante una pregunta, el ministro insistió en que él "jamás" habló de la posibilidad de remover a Gils Cargó por un decreto.

"En algún momento trascendió que había un proyecto de decreto sobre mi escrito. Nunca eso fue así. A nosotros lo que nos interesa es el diseño institucional que hoy está fallido. Es una Procuración que acumuló, por circunstancias políticas, mucho poder y la idea es que el sistema acusatorio ya da mucho poder, de manera que son decisivos los contrapesos", reflexionó.

Sobre este punto, Garavano puntualizó que "lo que pensamos es en la duración del mandato, el peso en la designación de fiscales, en la remoción, es decir ponerle un montón de límites a la actuación del procurador general. Yo lo fui en la Ciudad de Buenos Aires durante siete años. Tenía una montón de restricciones y me parecían razonables".

En cuanto al caso AMIA, el funcionario manifestó su satisfacción por la caída del Memorándum de Entendimiento con Irán y adelantó que la Casa Rosada proyecta mandar al Congreso una ley para juzgar a los sospechosos iraníes en ausencia y hacer gestiones para que Irán acepte realizar un juicio en un tercer país.

"Lo hablamos con Memoria Activa, con la AMIA y la DAIA. Hay matices, desde ya. Están los que opinan que el juicio en ausencia no es una solución adecuada y están los que sostienen que esa es la solución. Estamos estudiando las alternativas y se verán la semana que viene cuando ya esté en funciones Mario Cimadevilla, que estará a cargo de la Unidad AMIA de nuestro ministerio", explicó.

Finalmente, luego de la polémica que desató el decreto que nombró a dos jueces de la Corte, el ministro insinuó que los pliegos de los dos candidatos se podrían debatir en el Senado antes de que juren. "Nosotros pusimos en marcha rápidamente el procedimiento del decreto 222 de apoyo e impugnaciones a los candidatos. Ya estamos recibiendo posturas sobre eso. Nosotros estimamos que los pliegos deberían estar en el Senado en febrero", señaló.