Militantes del grupo Boko Haram perpetraron el sangriento ataque en la localidad de Kimba, Nigeria. "Ellos quemaron nuestras casas, mataron a nuestros hermanos y secuestraron a nuestros hijos", declaró un testigo.

El grupo terrorista Boko Haram mató el día de Navidad al menos a 13 personas y secuestró a siete mujeres y un niño en la localidad de Kimba, en el nordeste de Nigeria, según aseguraron los testigos del episodio.

Militantes del grupo terrorista entraron en la localidad el 25 de diciembre hacia las 8 con su grito característico de "¡Allahu Akbar! ("Alá es grande"), relató Umar Sani, un residente del pueblo, al Daily Post.

Este nuevo ataque es el sexto perpetrado en la zona últimamente, según informaron medios locales.

"Ellos quemaron nuestras casas, mataron a nuestros hermanos y secuestraron a nuestros hijos", declaró el testigo, y agregó que avisaron a los militares pero no pudieron llegar a su rescate.

Además de las víctimas mortales y los ocho secuestrados, otras 17 personas resultaron heridas en los tiroteos por los militantes de Boko Haram, que comete atentados también en otros países del entorno como Níger o Camerún trata de imponer un estado islámico en el norte de Nigeria.

En el estado de Borno, el mismo al que pertenece la población atacada hoy, ya sufrió el pasado 12 de diciembre un ataque del mismo grupo terrorista que causó 14 muertos y 10 heridos en Kamuya, donde también decapitaron a algunas de las víctimas.