Este domingo, la temperatura llegó a los 34 grados y para el lunes se espera una máxima de 35 grados, con elevada sensación térmica. Las altas temperaturas pueden ser peligrosas especialmente para "los bebés y niños pequeños, personas mayores de 65 años o aquellas que tienen enfermedades crónicas".
El Servicio Meteorológico Nacional emitió desde el sábado un alerta "amarillo" por la ola de calor que se vive en la ciudad de Buenos Aires y alrededores desde el vienes de Navidad. Según el organismo del tiempo, las actuales temperaturas "pueden ser peligrosas especialmente para los bebés y niños pequeños, personas mayores de 65 años o aquellas que tienen enfermedades crónicas".

El ministerio de Salud recomendó "tomar mucha agua durante todo el día, consumir alimentos frescos como frutas y verduras, evitar las bebidas alcohólicas muy dulces y las infusiones calientes".

Además, recomiendan "usar ropa suelta de colores claros y tomar líquidos antes, durante y después de cualquier actividad al aire libre, más allá de protegerse del sol".
De acuerdo al pronóstico, la Capital Federal arrancará la última semana del año con altas temperaturas, con máximas superiores a los 30 grados para los días lunes, martes y miércoles.
El organismo dependiente del Ministerio de Defensa informó que el lunes la mínima será de 24º y la máxima llegará a los 35º, con cielo parcialmente nublado y viento leve del norte. El martes la previsión es de 25 y 32 grados, con tiempo inestable hacia la noche.

El miércoles 30 la mínima prevista es de 24º y la máxima de 31º con tiempo inestable por la mañana y nubosidad variable en horas de la noche.
En esta Capital, poco antes de las 11 de la mañana la temperatura era de 29 grados y por la tarde trepó hasta los 34 grados, y hacia las 21, la marca térmica se ubicaba por encima de los 30 grados.
En ese marco, el SMN mantuvo este domingo en vigencia un informe especial en el que alertó sobre las "elevadas temperaturas".