El reconocimiento facial robotizado, una tecnología ya muy avanzada, está en camino de superar al ojo humano en precisión una vez que se incluyan imágenes 3D en el procesado de los datos, un reto en el que trabajan los tecnólogos, dijo a Efe uno de los creadores del sistema de identificación que usa Facebook.
Eden Shochat, cofundador de la empresa face.com, adquirida hace tres años por Facebook para mejorar el reconocimiento facial de forma masiva, visitó recientemente Madrid para participar en el ultimo Foro sobre tendencias futuras (FTF) de la Fundación Innovación Bankinter, de la que es patrono.

En una entrevista con Efefuturo, Shochat explicó que el problema para que la identificación de imágenes robotizadas no tenga ya una precisión del 100%, por encima por tanto de la del hombre, cuya efectividad está entorno al 98%, no es técnico dado que los algoritmos estarían resueltos, sino por falta de imágenes suficientes en 3D, que son todavía muy escasas.

La tecnología de reconocimiento facial funciona a partir de comparaciones entre los atributos de la cara de la persona que se quiere identificar y los de millones de individuos con características similares contenidas en una enorme base de datos.

Cuanto mayor sea el volumen de información disponible, mayor será la precisión del sistema a la hora de reconocer las caras, detalla.

El uso de imágenes de rostros en 3D para identificación masiva facial será "un hito" tecnológico, añade. Sus aplicaciones podrían extenderse a áreas como la seguridad, para el reconocimiento automático de criminales o delincuentes, a partir de la comparación de imágenes.

Destacó que se está produciendo un auténtico "movimiento tectónico" en este ámbito, con capacidades por parte de las máquinas y destrezas cada vez más cercanas a las de los humanos.

De hecho, recordó, las máquinas ya crean producciones con tintes de creatividad, como piezas de música con una calidad comparable a la de obras de los mejores artistas.

En próximos años, gracias a la inteligencia artificial, la industria publicitaria será capaz de ajustar "a la carta" incluso mejor los mensajes a la hora de dirigirlos a sus potenciales clientes y saber con mayor precisión y antelación qué necesitan o quieren.

De hecho, las máquinas ya interpretan incluso radiografías mejor que algunos médicos a la hora de diagnosticar enfermedades como el cáncer, y también los ordenadores son capaces de detectar errores en procesos industriales que permiten adelantarse a posibles problemas de fabricación y evitar costes futuros.