En noviembre del 2014 se anunció que Nueva York sacaría las cabinas telefónicas que hay distribuidas por la ciudad y en su lugar instalaría estaciones WiFi. Finalmente, eso comenzó a suceder.
Según informa The Verge operarios comenzaron a instalar las primeras estaciones WiFi cerca de la Union Square de Manhattan, un punto estratégico de la ciudad.

Los puntos de acceso incorporan una pantalla táctil que permitirá la navegación web y llamadas telefónicas, siendo completamente gratuitas (al menos dentro de Estados Unidos).

Además de conectividad WiFi de hasta 1 Gb/s sin pérdidas de velocidad entre ellas, también permitirá cargar dispositivos, conectar dispositivos a través de USB, navegar y hablar por teléfono.

La ciudad tiene previsto que los ingresos generados por estas estaciones WiFi a través de la publicidad sean de unos 500 millones de dólares a lo largo de los próximos 12 años.