Generalmente son cracks, esos jugadores distintos que pueden llegar a torcer el destino de un partido por sí mismos. Sin embargo, no suelen generar empatía con la gente y por eso se ganaron el mote de "los más odiados"
El prestigioso diario francés L'Equipe realizó una encuestra entre sus lectores, que eligieron qué jugador es el más detestado por sus actitudes dentro y fuera de la cancha y el elegido por el brasileño nacionalizado español Diego Costa, actualmente en el Chelsea de Inglaterra.

costa vs paulista.jpg
Por "provocador, agresivo y violento", el delantero terminó cosechando la mayor cantidad de votos y arrasó con la encuesta, que tuvo tres grandes tópicos para definir a los jugadores más odiados: violentos, arrogantes y simuladores.

En la primera categoría sobresale el holandés Nigel De Jong, jugador del Milan, recordado por la famosa patada a Xabi Alonso en la final del Mundial de Sudáfrica 2010.

De Jong.jpg
Entre los arrogantes, sin dudas, el elegido fue el portugués Cristiano Ronaldo, del Real Madrid, quien ha hecho un culto de la soberbia dentro de la cancha y varias actitudes con compañeros y rivales lo condenan.

ronaldo.jpg
Otro gran exponente de esta categoría es sin dudas el sueco Zlatan Ibrahimovic, del PSG, que protagonizó varios escándalos fuera de la cancha, como el que ocurrió hace pocos meses cuando dijo que Francia era "un país de mierda" mientras se quejaba de un arbitraje.

ibrahimovic tatuado.jpg
Finalmente, entre los simuladores, no quedan dudas de que el rey es el holandés Arjen Robben, del Bayern Munich, que suele generar repudio de rivales y del público cada vez que exagera o directamente inventa una falta con estrepitosas caídas. El otro que picó en punta en esta categoría es el volante del Barcelona, Sergio Busquets.

Mascherano contra Robben.jpg