El torso del cadáver descuartizado de un hombre de entre 40 y 50 años fue hallado hoy en un contenedor de basura ubicado en el barrio porteño de Balvanera, informaron fuentes policiales.
El hallazgo se produjo alrededor de las 8.30 en la cuadra de la calle Sarandí entre Moreno y Alsina, a tres cuadras del Congreso Nacional y la comisaría 6ta., con jurisdicción en la zona, y a cuatro del Departamento Central de la Policía Federal Argentina (PFA).

El torso fue hallado por un cartonero que abrió los dos contenedores que están ubicados uno al lado del otro frente a la altura catastral de Sarandí 269 para revisar los desechos en busca de alimentos, ya que están a metros de un supermercado.

Según voceros policiales, al ver que había un cuerpo humano, el cartonero le avisó al encargado de un edificio de la cuadra que de inmediato le advirtió a otros vecino que llame de inmediato a la policía.

"Se trata del cadáver descuartizado de un hombre. Sólo fue hallado el torso. Faltan la cabeza y las piernas", señaló a Télam uno de los investigadores.

La misma fuente contó que el torso estaba dentro de una bolsa de plástico y si bien la revisión final se hará en la morgue judicial, tiene restos de ropa "como si el cadáver hubiera sido seccionado vestido".

Si bien algunas fuentes indicaron que el cuerpo vestía una camiseta del club Tigre, uno de los principales jefes de la investigación aclaró a Télam que "es una musculosa de varios colores pero no pertenece a ningún club de fútbol".

Otro jefe policial consultado reveló que la víctima es un hombre de entre 40 y 50 años y que tiene "piel trigueña", por lo que no se descarta que pueda ser extranjero.

"A raíz de ese color de piel descartamos que se trate de uno de los prófugos de la cárcel de General Alvear", dijo a un investigador, en referencia a los hermanos Martín y Christian Lanatta y Víctor Schillaci.

Los pesquisas creen que el hombre pudo haber sido asesinado a puñaladas, ya que el médico forense que revisó el torso en el lugar del hallazgo vio varias lesiones del tipo punzocortantes de carácter vital.

En una primera observación del estado cadavérico del torso, la data de muerte fue estimada en un lapso no mayor a las 12 horas antes del hallazgo, según confió un vocero policial.

Los detectives ya determinaron que el camión de basura pasa por esa cuadra alrededor de las 23, por lo que saben que los restos fueron dejados entre ese horario de anoche y las 8.30 de esta mañana cuando los descubrió el cartonero.

Genaro, el encargado de edificio que habló con el cartonero que encontró el cuerpo, explicó a la prensa que todo sucedió pasadas las 8 cuando el hombre "vino corriendo asustado y arrastrando su carrito" y le dijo: "Che, vení, ayudame que me encontré un tipo muerto".

"Se tomaba el pecho, le ofrecí un vaso de agua y le dije 'llamá a la Policía no tengas miedo'", comentó el portero, quien luego agregó: "Me da la impresión de que lo han traído de otro lado, acá no se escuchó nada".
La investigación judicial quedó en manos del fiscal Marcelo Romá, de la Fiscalía Nacional de Instrucción 13 y en el lugar trabajaron efectivos de la comisaría 6ta., detectives de la División Homicidios y peritos de la Unidad Criminalística Móvil (UCM), quienes buscaron otros restos del cuerpo, aunque hasta esta tarde no hubo ningún otro hallazgo.

"Se abrió bolsa por bolsa de ese contenedor y de otro idéntico que estaba al lado, para ver si aparecía algún otro miembro, pero evidentemente el asesino debe haber diseminado el resto del cuerpo por distintos sitios", señaló uno de los informantes.

Simón, un vecino que vive en un edificio ubicado en frente a los contenedores y vio el trabajo de la policía y los peritos desde un sexto piso, aseguró hoy a la prensa que el torso está "todo cortado con cuchillo" y que a él le pareció que "bajo el pecho tiene un agujero que parece un balazo", aunque las fuentes policiales lo descartaron.

"Lo habrán tirado como a las cuatro de la madrugada porque todavía la sangre está fresca dentro del tacho. Anoche lavaron los tachos como a las doce menos cuarto", agregó Simón.

Los pesquisas realizaban esta tarde un relevamiento de las cámaras de seguridad de la cuadra y de la zona ante la posibilidad de que haya un video en el que haya quedado grabado algún movimiento de una persona o un vehículo que ayude a identificar a algún sospechoso.