Fernando Arrigo consideró que "este juicio y este veredicto son una verdadera bisagra para los juicios por corrupción en la Argentina", luego de que se conociera el fallo que condenó a 21 de los 28 acusados a penas de prisión efectiva.
Arrigo advirtió que "los condenados van a continuar en libertad hasta que quede firme la sentencia, y los tiempos para eso dependerán de casación y de la Corte Suprema si es que llega ahí".

"Es probable que se presenten apelaciones porque parte de las querellas y la fiscalía que pidieron otras penas, pero habrá que esperar a que se conozcan los fundamentos del fallo y poder analizarlos", concluyó.