La Pulga, junto a otros compañeros del Barcelona, logró que Yuyee Alissa Intusmith pudiera recibir la visitas de sus hijos tras más de 500 días sin poder verlos. Conocé la emocionante historia.

Yuyee Alissa Intusmith nació en Tailandia en 1973 y es famosa por ser cantante, actriz y ex modelo. En España, en cambio, se hizo conocida por su romance con Frank Cuesta, un conductor de TV. En 2014 fue condenada a 15 años de cárcel y a pagar una multa de 45 mil euros por tráfico de dorgas. Sin embargo, su marido denuncia corrupción e irregularidades en el caso, argumentando la cantidad por la que se la condenó: 0,005 gramos de cocaína.

La emocionante historia de Yuyee comenzó cuando ingresó a la prisión y le prohibieron ver a sus hijos. 564 días debieron pasar para que los pueda ver. ¿Qué pasó para que la dejaran? La ayuda de Lionel Messi, Luis Enrique y Dani Alves, quienes hablaron con autoridades locales sobre el tema.

Frank Cuesta Yuyee
"Hoy, después de 564 días, Yuyee ha podido darle un beso y un abrazo a sus hijos. ¡Por primera vez en 564 días! Ha sido un momento súper emotivo, ha sido un momento muy bonito, muy duro. Pero bueno, ya es algo", comienza el relato de Cuesta, quien se encuentra en el país asiático desde hace meses luchando para poder demostrar la inocencia de su mujer.

Pero, ¿qué hicieron Messi y compañía para ayudar al reencuentro de Yuyee con sus hijos? Así lo narra Cuesta:

"Yo he denunciado muchas veces que ni el Gobierno ni la Casa Real ni nadie con poder en España se ha preocupado por estos españoles. Quitando el cónsul de la Embajada aquí (por Tailandia), el resto... perdidos en combate. Y resulta que, hace unos días, una delegación de Tailandia se encontró con los jugadores y con el entrenador de Fútbol Club Barcelona. Y al parecer el primero fue Messi, que les preguntó directamente qué pasaba con el tema Yuyee. Después Luis Enrique, el entrenador. Y Dani Alves les dijo directamente que cómo podía ser que los niños no habían podido ver a su madre, ni abrazarla ni besarla. Tuvieron una conversación y esta delegación de Tailandia quedó muy contenta con ellos, por cómo los trataron. En Tailandia se pusieron en contacto conmigo y ya están viendo el caso el tribunal supremo, todas las irregularidades que ha habido. Y hoy, directamente, uno de ellos me llamó y me dijo que pasaba por la mañana a buscar a los niños para que pudieran ver a su madre. Los llevó y me prometió que lo haría todas las semanas. También me ha dicho que va a presionar para que se vea qué ha pasado en este caso".