"Tendríamos que tener en mente que detrás de cada cara bonita o un estilo de vida perfecto hay una persona regular", dijo la estilista de Kansas, Estados Unidos, Ursula Goff.
Entrás a Instagram y ves a una chica o un chico despampanante y precioso con un pelo espectacular y una cara perfecta. La intención de Goff es justamente que las personas no piensen que esa es la realidad.

Para eso lo demostró. Se sacó una foto sin prepararse demasiado y una, días después, maquillada, peinada y con una la luz perfecta.

Las diferencias están a simple vista. En una se la ve como una chica normal, mientras que en la otra parece una modelo de las que aparecen en las revistas de moda.

"No edité ninguna de las fotos. Creo que es importante notar que la luz, ángulos, expresión facial y el maquillaje hacen una gran diferencia en la fotografía y la presentación", explicó en el texto que acompaña la fotografía de su publicación en Facebook.

"Las redes sociales pueden hacer muy fácilmente que alguien piense que las demás personas son increíbles y perfectas todo el tiempo, pero no es verdad", agregó.

Embed

So I didn't edit either one of these photos, but they were taken just a few days apart. I think it's important to note...

Posted by Ursula Goff on martes, 8 de diciembre de 2015