El panfleto "Mein Kampf", del dictador nazi, podrá ser publicado por cualquiera a partir de este viernes, tras quedar libre de los derechos de propiedad. Preocupación en la comunidad judía.
No está prohibido en Estados Unidos y algunos países de Europa del Este empezaron a publicarlo tras el fin del comunismo.

Pero en Europa, la entrada del libro clave del III Reich en el dominio público es un asunto muy espinoso, sobre todo en Alemania, donde se vendieron 12 millones de ejemplares de la obra hasta 1945.

"Con el fin de los derechos de autor hay un gran peligro de que ese 'papelucho' esté todavía más disponible en el mercado", lamentó el presidente de la comunidad judía de Alemania, Josef Schuster, quien considera que la "obra de propaganda antisemita debería seguir estando prohibida".

El interés de publicar el libro ha suscitado un debate en el que pocos quieren participar. En Alemania y en Austria la publicación del texto bruto se seguirá prohibiendo después del viernes, con pena de ser enjuiciado por incitación al odio racial.

Alemania permite, sin embargo, las reediciones de versiones comentadas y contextualizadas por historiadores para fines educativos.

El Instituto de Historia Contemporánea de Múnich (IFZ) será el primero en aprovechar esa posibilidad el 8 de enero, a pesar de las reticencias de las autoridades locales, que retiraron un proyecto de subvención.

Esta versión crítica, fruto del trabajo de investigadores desde 2009, pondrá a la disposición del público alemán la primera reedición del panfleto de Hitler.