Eso aseguró el subdirector de la Clínica Fitz Roy, Marcelo Schieber, sobre el estado de salud del agente Fernando Pengsawath. La sargento Lucrecia Yudati "está fuera de peligro pero con el miembro inferior izquierdo muy comprometido".

Schieber Parte Médico

Uno de los policías baleado por los prófugos del triple crimen de General Rodríguez corre riesgo de vida y se desconoce cómo evolucionará, según el parte médico difundido esta tarde de la clínica porteña a la que fue trasladado tras el ataque en la localidad bonaerense de Ranchos.
Los policías bonaerenses Lucrecia Yudati y Fernando Pengsawath permanecen internados en el Centro Médico Fitz Roy, del barrio porteño de Palermo, tras recibir impactos de bala de escopeta en el cuerpo por parte de los tres prófugos del penal de General Alvear.
El subdirector médico de la clínica, Marcelo Schieber, confirmó que "aún corre riesgo la vida del agente" Pengsawath y advirtió que "no se sabe cómo va evolucionar", mientras se evalúa si hay que volver a operarlo.

El médico precisó que el policía de 22 años tiene "múltiples lesiones en el abdomen y varios órganos comprometidos". Asimismo, aseguró que permanece en terapia intensiva, con respiración asistida, para control evolutivo, conducta expectante, y pronóstico reservado".
Schieber dijo que Pengsawath "está con vida" gracias a la operación que le hicieron en un hospital de Chascomús, desde donde fue trasladado a la clínica porteña.
El médico detalló que la agente Yudati está fuera de riesgo de vida, aunque tiene heridas de gravedad en ambas piernas y corre peligro de perder uno de sus pies. "Hay que reconstruirle el tobillo", puntualizó.
Al dar el parte médico, Schieber sostuvo que los dos policías baleados por los prófugos del triple crimen permanecerán en la unidad de terapia intensiva "por lo menos hasta el lunes".