El abogado de los hermanos Víctor y Marcelo Schilacci, dos de los condenados por el triple crimen de General Rodríguez, Hugo Icazati, destacó que Víctor (el prófugo junto con los Lanatta) estaría dispuesto a entregarse pero antes "pide garantías" como "no ser ingresados al penal de General Alvear", de donde se escaparon el domingo.
El abogado de los hermanos Víctor y Marcelo Schilacci, dos de los condenados por el triple crimen de General Rodríguez, pidió este jueves públicamente a los evadidos del penal de Alvear que se entreguen a la justicia porque sus familiares temen que los maten.
En declaraciones a C5N, contó que la hermana de Víctor, uno de los tres prófugos, se contactó hoy con él, y le confesó que tras ser cercado por la policía está dispuesto a entregarse pero a cambio exige garantías. Entre ellas, señaló el abogado, pide que no lo vuelvan a llegar al penal de máxima seguridad de General Alvear, de donde se fugó el domingo último.
"La familia les pide que se entreguen porque tienen miedo que los maten", dijo esta tarde el abogado Hugo Icazati, defensor de los Schilacci, donde lamentó el episodio de esta madrugada donde fueron heridos los dos efectivos de la policía bonaerense durante un control vehicular en Ranchos.

El letrado representó en la causa a los dos hermanos, pero solo uno de ellos (Víctor) se escapó junto a los hermanos Martín y Christian Lanatta, del penal de Alvear, porque Marcelo está internado en la unidad 22 de Olmos, tiene hepatitis C y se ha pedido arresto domiciliario, pero no se lo dieron.


Hugo Icazati, abogado

"La familia me transmite a mi que lo que quieren es que se entreguen y que se acabe con todo esto a la brevedad posible porque no llega a buen puerto para nada. Ellos tienen miedo, temen lo peor (para los prófugos)", dijo.

Luego, el letrado afirmó que es "evidente" que "alguien ha facilitado la fuga" de los hermanos Lanatta y de Schilacci, porque "medios no tenían y no han tenido toda la logística".

"La familia me transmite que a ellos les facilitaron la fuga para matarlos afuera, ellos tenían el dato de que los iban a matar dentro del penal", agregó.

Además, se preguntó "cómo es posible que tres delincuentes que cometieron uno de los hechos más graves de la última década en el país, estén detenidos en una enfermería y solamente custodiados por una sola persona".

En tanto, Icazati aclaró que Schilacci no planeaba fugarse del penal y argumentó su afirmación al aclarar que "había tramitado todo el permiso para que una comisión lo lleve a presenciar el parto de su hija que nació y habló con el hermano a las once de la noche (del sábado último)".

"Ha habido una red de corrupción y de sobornos porque sino nadie se escapa de ese penal, es muy seguro. Se habla de mucho dinero, pero no tenían dinero, por eso fueron a la casa de un amigo a que les de plata", explicó.