Se trata de James Wilson, jugador del Brighton, de la Segunda División inglesa, que arrancó 2016 con algunos problemas estomacales y terminó vomitando segundos antes del comienzo del encuentro ante el Wolverhampton.

Embed