La sensible reducción de la temperatura tras varios días de intenso calor, junto con el inicio de las vacaciones de verano para una importante parte de la población que reside en la zona, permitieron reducir la demanda de electricidad y la cantidad de usuarios afectados por los cortes de luz.


En el pico máximo, registrado en horas del mediodía, el número de usuarios sin servicio eléctrico ascendió a alrededor de 31.000 clientes, en especial en la zona de provisión de Edesur.

Con el paso de las horas, la cantidad se fue reduciendo y -en base al informe suministrado por las empresas a las 20- los usuarios sin luz sumaban alrededor de 16.700, en este caso con mayor número de afectados en el área de Edenor.

El pico de consumo de energía eléctrica a nivel mayorista de la jornada se registró a las 16.20, cuando alcanzó los 15.836 Mw, en base a la información suministrada por Cammesa.

Este marca estuvo lejos del registro máximo para un día de domingo o feriado, que se dio el domingo pasado cuando la demanda trepó a 21.973 Mw.

La fuerte ola de calor y el consiguiente incremento en el consumo de electricidad por el mayor uso de equipos de aire acondicionado lleva al menos seis días y el pico de usuarios afectados por los cortes se registró el lunes pasado, con más de 100.000 clientes de Edenor y Edesur sin poder contar con el servicio a causa de fallas en la red de distribución.

Por el lado de la generación de energía, la oferta fue más que suficiente debido a que se mantuvo por encima de los 20.000 Mw.

De cara a los próximos días -y ante la posibilidad de que la ola de calor vuelva a recrudecer- un dato de importancia es la salida de funcionamiento programada de la Central de Embalse, que aportaba al sistema 700 Mw.

La parada fue informada por la firma estatal Nucleoeléctrica, que tiene a su cargo la operación de la central nuclear.

"La Central Nuclear Embalse concluyó su primer ciclo operativo luego de más de

30 años de excelente rendimiento, dando inicio a una parada de reacondicionamiento", señalaron en un comunicado, en el que dieron cuenta que la salida de funcionamiento se concretó el jueves a las 15.52.

El objetivo de la parada apunta a incrementar la vida útil de la planta a partir de tares de reacondicionamiento.

Embalse -ubicada en el Valle de Calamuchita, en Córdoba, es en orden cronológico la segunda central nuclear que se construyó en nuestro país, después de Atucha I, tiene una potencia de 648 megavatios y suministra energía suficiente para cumplir con los requerimientos de 3 a 4 millones de personas.

Las autoridades del Ministerio de Energía y Minería ya anticiparon que en el caso de crecer nuevamente de manera exponencial la demanda de electricidad, y ante la salida de funcionamiento de Embalse, el país podría apelar a la importación de electricidad de Brasil o Paraguay para poder satisfacer la provisión.