El ex gobernador bonaerense aseguró que es "descabellado" suponer que su ex ministro de Seguridad "colaboró con la fuga" de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez.
En medio del escándalo por la fuga de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez, el ex gobernador Daniel Scioli aseguró que al finalizar su gestión dejó "la logística y los recursos necesarios" en seguridad y defendió a su ex ministro de Justicia, Ricardo Casal, al considerar que "es descabellado suponer que él colaboró con la fuga" de los hermanos Lanata y Víctor Schillaci.

En una entrevista al diario Clarín, el ex mandatario bonaerense evitó analizar en qué está fallando la actual gestión bonaerense, que tras 9 días no pudo recapturar a los fugados, pero defendió su política de seguridad.

"Un gran logro de mi gestión en la Provincia fue dejar 95 mil policías en funciones. Además equipamos comisarías, instruimos al personal. La seguridad fue un tema que nos preocupó muchísimo en ocho años de gobierno. No podría decir qué están haciendo mal, pero sí que dejamos la logística y los recursos necesarios", aseguró.

En este sentido, calificó como un hecho "gravísimo" la fuga de los hermanos Martín y Cristian Lanatta y de Víctor Schillaci, y afirmó que es "una exigencia social saber por qué se escaparon, además de cómo lo hicieron".

"Al parecer los prófugos actúan de manera sofisticada, por eso sorprende que hayan visitado familiares, por ejemplo. O lo más serio: que hayan herido a dos policías", agregó. Por último, defendió a Casal, a quien Elisa Carrió mencionó entre los posibles responsables políticos del mal funcionamiento del Servicio Penitenciario Bonaerense.

"Casal es un hombre honorable y sobre todo, intachable. Y algo no menor: está sujeto a derecho, cumplió con la orden que dictó la jueza para permitir el ingreso del equipo periodístico al penal. Es descabellado suponer que él colaboró con la fuga", sostuvo.