A pocos meses desde el lanzamiento del iPhone 6s y del iPhone 6s Plus, criticados por los escasos cambios respecto al modelo anterior, ya hay rumores fuertes sobre cómo será la próxima generación.
Se comenta en los foros especualizados que el próximo teléfono que Apple estará lanzando va a ser el iPhone 7, lo que tiene sentido si la compañía decide mantener su tradicional nomenclatura de dispositivos.

Aunque no se puede estar en un 100% seguro de esto, la realidad es que el nombre del dispositivo será lo de menos, porque lo que verdaderamente importa son las prestaciones, las características y la tecnología que usará este nuevo teléfono. El que llegará además luego de que en la última edición del smartphone, la compañía recibiera más críticas que elogios debido a los pocos cambios.

De acuerdo con los últimos rumores al respecto, parece que el próximo smartphone de la manzana será a prueba de agua, una característica que, a decir verdad, muchos creen tuvo que haber sido implementada hace un largo tiempo.

La información más reciente que procede de Taiwán indica que la firma Catcher Technologies se encargará de proveer a Apple con el 35% de las carcasas que necesitará el año que viene, lo cual convertiría a la firma en una de las mayores proveedoras del gigante de Silicon Valley.

La posibilidad de un iPhone que sea resistente al agua ya ha sido mencionada muchas veces en el pasado, aunque hasta la fecha esa idea no ha llegado a plasmarse en ningún modelo.

Por supuesto convertir al iPhone en un dispositivo waterproof no es tarea sencilla. Es probable que Apple tenga que rediseñarlo casi por completo, sellando puertos, botones y cualquier entrada por donde el agua pueda colarse hacia el interior.

Durante años los fanáticos de la marca estivieron esperando que Apple le pierda el miedo al agua, y este 2016 (¿con el iPhone 7?) podría ser el año en que finalmente lo logre.