La Corte desestimó una última apelación que había presentado la defensa del ex comisario por los asesinatos de Kosteki y Santillán en 2002.
Con una fórmula ritual, los tres jueces que integran el tribunal, Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda, ratificaron la condena y le dieron al caso la fuerza de sentencia definitiva por "cosa juzgada".

"El recurso extraordinario, cuya denegación motivó la presente queja, es inadmisible. Por ello, se desestima la queja", explica el escueto fallo de la Corte.

El doble homicidio fue perpetrado el 26 de junio de 2002, durante una protesta piquetera en el puente Pueyrredón en la que además otros 33 manifestantes resultaron heridos.