La vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, firmó un decreto parlamentario por el cual se dan de baja más de 2.000 designaciones hechas por su antecesor en el cargo, Amado Boudou, entre enero y noviembre de 2015.
A través de un comunicado de prensa, la presidencia del Senado indicó que las designaciones de Boudou pertenecían a la "planta política" de la Cámara alta.

Además, indica que "las designaciones significaron un aumento de la plantilla permanente del 146 por ciento y un crecimiento del presupuesto salarial del Senado del 80 por ciento".

"Si hoy el Senado quisiera hacer frente al pago de sueldos, sin aumentos, ya tendría un déficit de 570 millones de pesos", se justificó Michetti al anunciar que rescindía más de 2000 contratos.

Michetti también ordenó desarrollar una auditoría, que quedará en mano de técnicos de la Universidad de Buenos Aires (UBA), quienes analizarán 2317 recategorizaciones de empleados que también dispuso Boudou durante su último año en el Senado, incluidos más de 800 que firmó en el mes previo a concluir su mandato.