El gobierno nacional ordenó profundizar la custodia de los presos que tengan que ser trasladados de una cárcel a un hospital para evitar posibles fugas. La medida se dispuso tras el pedido de "el rey de la efedrina" para ser atendido en un centro de salud.
El gobierno nacional decidió reforzar los controles y seguridad sobre presos por causas por narcotráfico, luego de que el conocido "rey de la efedrina" solicitara autorización para ser atendido fuera de la cárcel. También realizarán un relevamiento ante posibles fugas.

Mario Segovia, conocido como el "rey de la efedrina", quien se encuentra detenido en la cárcel de Ezeiza dos veces condenado y cumpliendo condenas de hasta de 14 años de prisión por tráfico de estupefacientes, solicitó el domingo pasado el traslado a un hospital fuera del penal de Ezeiza.

Segovia fue detenido en noviembre de 2008 en el aeroparque porteño acusado del contrabando a México de casi 300 kilos de efedrina disimulados en un cargamento de 12 toneladas de azúcar.

En agosto de ese mismo año y en el marco de la investigación tras el desbaratamiento en julio de 2008 de un laboratorio de metafentaminas en una quinta de Ingeniero Maschwitz, Segovia recibió una condena adicional de 14 años.

Un pedido similar realizó el mexicano César Cornejo Miranda, alias "Chacito", detenido por tráfico de cocaína líquida oculta en transformadores eléctricos, apresado en abril pasado en el barrio porteño de Belgrano al resistirse y herir a un gendarme.

El titular del Servicio Penitenciario Federal, Emilio Blanco, alertó de la situación al subsecretario de Relaciones con el Poder Judicial y Asuntos Penitenciarios del Ministerio de Justicia, Juan Mahiques.

La autorización para que Segovia y Cornejo Miranda sean trasladados de la cárcel la deben dar los respectivos jueces a cargo, sin embargo, a raíz del pedido, los funcionarios Blanco y Mahiques acordaron reforzar la seguridad sobre ambos presos.

En ese marco, fuentes de la cartera de Justicia confirmaron que se ordenó un refuerzo de la custodia, que se amplíe el monitorio de las cámaras de seguridad que los controlan en la cárcel de Ezeiza y en caso de que sean autorizados a trasladarse a un hospital, un operativo especial de seguridad.

Además, ordenaron hacer un relevamiento sobre los presos que, consideraran, podrían llegar a fugarse de un penal, como los que están procesados y condenados por narcotráfico.