El flamante director técnico de Real Madrid, el francés Zinedine Zidane, dirigió su primer entrenamiento y desató una gran ilusión en los simpatizantes, a tal punto que un abundante público se dio cita en las tribunas del estadio Alfredo Di Stefano de Valdebebas para presenciar la práctica.
Zidane, quien nunca dirigió en la máxima categoría, estaba al frente del equipo filial Real Madrid Castilla de la Segunda B de España y el lunes fue designado como nuevo entrenador del conjunto blanco en lugar del despedido Rafa Benítez.

Con cinco minutos de retraso sobre la hora prevista, a las 11.05, los jugadores madridistas fueron saltando al césped ante los aplausos de la hinchada, pero la mayor ovación fue para el propio Zidane, quien salió último del túnel.

Zidane
El francés, ídolo por su paso como futbolista, se mostró muy activo con indicaciones y charlas con sus jugadores, entre ellos el astro portugués Cristiano Ronaldo. El único que no participó de los trabajos fue el galés Gareth Bale, quien se quedó en el gimnasio aquejado por una molestia muscular.

A las 12.10, en tanto, Zidane dio por concluido el entrenamiento y todos los jugadores acudieron a ambas tribunas del estadio para regalar pelotas y desatar por completo la locura, sobre todo, entre los simpatizantes más pequeños.

"Nunca un entrenador está preparado. Y menos uno que nunca ha entrenado. Pero estoy motivado y tengo ilusión",
manifestó el ex crack en la rueda de prensa posterior a su primer entrenamiento.