El juez Ramos Padilla entendió que en su apelación, el gobierno de Macri no aportó los argumentos suficientes para dejar sin efecto la cautelar por lo que desestimó habilitar la feria para su tratamiento. Macri había designado por decreto, sin aprobación del Senado, a Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti en la Corte Suprema.
La medida adoptada por el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla que frenó la designación por decreto de dos jueces para la Corte Suprema adquirió "plenos efectos". Es que el magistrado rechazó habilitar la feria para que se trate la apelación.

La decisión fue adoptada luego de que el Estado Nacional no dio argumentos suficientes, según el juez, como para rebatir la resolución dictada el 21 de diciembre pasado por la que se frenó la designación por decreto de los juristas Carlos Rosenkrantz y Horacio Rosatti en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

"Dado que los argumentos expresados (por el Estado Nacional) no son suficientes para desvirtuar o modificar la resolución dictada el 21 de diciembre pasado, déjese constancia que la cautelar dictada ha adquirido plenos efectos", dice la resolución firmada por magistrado.

La decisión implica que la cautelar que prohibió a la Corte tomar juramento a los juristas Rosenkrantz y Rosatti mantendrá su vigencia mientras no sea revertida por un tribunal superior que actúe en la apelación.

El juez Ramos Padilla ya concedió la apelación para que el fallo sea revisado por la Cámara Federal de Mar del Plata, pero lo hizo con "efecto devolutivo", lo que significa que no se suspende la resolución y que por ende la apelación no cambia la prohibición de tomarles juramento a los jueces designados por decreto.

Ramos Padilla sostuvo que "si eventualmente el mecanismo de designación de los jueces del máximo tribunal de la Nación no es válido, si ello no surge del texto ni del espíritu de la Constitución, si con ello se podría afectar la división de poderes, la independencia de los jueces, las facultades del Congreso y en definitiva a la cabeza de uno de los poderes del Estado y por ende a todo el sistema de justicia, resulta necesario que los mecanismos constitucionales y jurisdiccionales se pongan en funcionamiento cuanto antes para frenar esa eventual ilegalidad".

Agregó que "no resultan atendibles las razones expresadas por el representante del Poder Ejecutivo Nacional para dejar sin efecto la medida cautelar dispuesta".

Finalmente Ramos Padilla rechazó habilitar el receso de enero para tratar la cuestión, al señalar que "no existen por el momento razones para habilitar la feria judicial" de verano.