El líder norcoreano conmocionó este miércoles al mundo con una prueba nuclear que provocó un terremoto de 5,1 grados en la escala Richter. Su afición por los autos de alta gama, jets privados, perros de raza y el alcohol.
La revista económica, Forbes, considera a Kim Jong-un como una de las personalidades más poderosas en el mundo. Para esta publicación, el líder norcoreano se ubicaba en 2015 en el puesto 49 de este conteo, por detrás del político japonés, Haruhiko Kuroda.
Por otra parte, Celebrity Net Worth estima que la fortuna acumulada de este político oriental es de 5 mil millones de dólares. Para esta web, los ingresos de Jong-un se multiplicaron desde que se convirtió en gobernador de Corea del Norte en 2011.
Kim Jong-un es aficionado del esquí sobre hielo. Es por esa razón, que en 2013 cumplió uno de sus caprichos e inauguró, en Corea del Norte, su Masik Pass Ski Resort, que es un lujoso espacio para practicar su deporte favorito.
Según informó The Guardian, dicho lugar cuenta con un hotel, varios chalets, una tienda de equipos y una pista de aterrizaje para helicópteros. Este diario también indicó que está habilitado para recibir a 5 mil personas, cifra de lujo para los cerca de 24 millones de personas que habitan en Corea del Norte.
Según reportes recogidos por las Naciones Unidas, este político realiza innumerables gastos al año. Por ejemplo, en 2012 sostuvieron que Kim Jong-un llegó a gastar más de US$645 millones en diferentes lujos como: autos Mercedes-Benz, instrumentos musicales, entre otras grandes comodidades.
El Mundo de España argumentó que Kim Jong-un se traslada en un lujoso jet privado. Este medio informativo también sostuvo que el dictador le gusta supervisar las obras que viene realizando en Corea del Norte desde la comodidad de este avión.
Según un informe que emitió el parlamento de Corea del Sur y que fue recogido por El País de España, este dictador también se puede llegar a gastar hasta 25 millones de dólares en la compra de diferentes bebidas alcohólicas.
La costumbre de tomar la heredó, indudablemente, de su padre, el fallecido líder Kim Jong-il, quien también era conocido por su adicción al licor. Uno de sus cocineros personales conversó con la revista GQ y aseguró que Jong-il podía gastar más de 700 mil dólares mensuales en coñac.
El informe de Corea del Sur también indicó que este dictador despilfarra el dinero en otros gustos como: perros de raza y la construcción de diferentes saunas en su domicilio. Además tiene un gusto particular por los relojes de gama alta. Joyas que pueden llegar a costar más de 2 mil dólares cada uno.
Investigaciones de NK News indicaron que Kim Jong-un se pasea por las costas de su país en un cómodo yate. Según este medio, el jefe supremo habría adquirido dicho transporte en más de 7 millones de dólares.