La automotriz y el desarrollador de los dispositivos quieren hacer que estos sean útiles ante escenarios de emergencia como rescates en zonas devastadas.
El objetivo es que pick-ups y drones actúen conjuntamente en tareas de emergencia y para ello le dieron un reto al equipo que consiga crear un software que conecte en tiempo real una Ford F-150 con el dron. ¿El premio? $100 mil dólares

Como en otros retos creados por Ford para que los desarrolladores creen cosas diferentes, el fabricante invita a los innovadores a participar en el DJI Developer Challenge para crear sistemas de comunicación del dron con el vehículo utilizando Ford SYNC AppLink o OpenXC. El objetivo es crear un sistema de exploración para el Programa de Desarrollo de Naciones Unidas para inspeccionar zonas de emergencia inaccesibles incluso para los vehículos más versátiles como el que usarán los desarrolladores, la F-150 de Ford.

Gracias a esta tecnología, los equipos de primera intervención de Naciones Unidas en casos de terremotos o tsunamis podrían desplegar rápidamente drones que fueran capaces de supervisar y generar mapas de las zonas más afectadas. Y esto es lo más importante porque esta tecnología podría aumentar las posibilidades de encontrar desaparecidos en zonas devastadas.

Los desarrolladores tendrán como reto la creación de un software que permita que una F-150 y un dron se comuniquen en tiempo real.

Este sistema de exploración de rápido despliegue de las Naciones Unidas funcionaría, idealmente, de la siguiente manera: en un desastre, el equipo de respuesta de emergencia se trasladaría con una F-150 tan lejos como fuera posible en la zona de emergencia generada por un terremoto o un tsunami.

Utilizando la pantalla táctil del vehículo, el conductor podría identificar un área y lanzar el dron accediendo a una aplicación que se controlaría a través de AppLink. El dron seguiría una ruta de vuelo sobre la zona, tomando imágenes de vídeo y generando un mapa de supervivientes asociado a imágenes de primer plano de cada uno.

Mediante el smartphone del conductor, el F-150 podría establecer una comunicación en tiempo real entre el dron, el vehículo y la nube, de tal manera que los datos del vehículo se pudieran compartir.

Estos datos se transmitirían al dron de tal manera que el conductor podría dirigirse a un nuevo destino. El dron le alcanzaría y se acoplaría al vehículo. Los desarrolladores podrán utilizar los datos disponibles del vehículo a través de SYNC AppLink o de la plataforma OpenXC para crear una experiencia de comunicación entre dron y vehículo eficiente.

Aunque este reto tiene una misión muy concreta, el software desarrollado podría llegar a permitir aplicaciones en áreas como la agricultura, silvicultura, construcción, inspección de puentes, búsqueda y rescate, y muchos otros espacios de trabajo en los que los vehículos se ven limitados por espacio, altura o condiciones del terreno.