En un partido caliente ante el Espanyol por la Copa del Rey que terminó en goleada para el Barcelona por 4 a 1, el rosarino sufrió el duro juego de su rival. Aunque al arquero Pau López se le fue la mano.
Tras una jugada en la que quedaron enredados, el arquero se paró con todo el peso de su cuerpo sobre el tobillo del rosarino, que sin embargo y afortunadamente no sufrió el impacto y hasta se paró rápidamente para increparlo.

Mirá la jugada:

Messi