El hermano de uno los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez declaró este viernes ante la Justicia. Por ahora seguirá preso como sospechoso de haber colaborado en la fuga.
Franco Schillaci, hermano de uno los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez que se evadieron hace 12 dí­as del penal bonaerense de General Alvear, declaró este viernes ante la Justicia ser inocente, aunque por ahora seguirá preso como sospechoso de haber colaborado en la fuga.
Su abogada, Elizabeth Gasaro, informó que durante su declaración indagatoria ante el fiscal general de Azul, Cristian Citterio, Schillaci (32) negó haber participado en el operativo de fuga, por lo que mañana solicitarán su excarcelación.
"El manifestó su verdad y el conocimiento que él tiene de los hechos que sucedieron en Alvear", sostuvo Gasaro, quien dijo que el fiscal sospecha de Franco porque visitó a su hermano Víctor (35) en la cárcel el 29 de diciembre, un día antes de la fuga junto a Cristian (44) y Martín Lanatta (42)
Al respecto, el joven, acusado de ser partícipe de los delitos de "evasión, privación ilegí­tima de la libertad y robo calificado", sostuvo que fue al penal porque era el cumpleaños de su hermano Víctor y que concurrió con Mónica, la pareja actual de éste.
Relató que ingresó al sector de visitas tras la requisa correspondiente, la cual consistía en desnudarse totalmente y revisar toda la comida, con lo que dio a entender que no aportó ningún elemento a su hermano.
"Contó los cercos de seguridad que tenía para llegar al sector de Sanidad donde estaba Víctor, recordaba que eran siete u ocho cerrojos", remarcó la abogada, que hizo hincapié en que Franco "nunca se encontró a solas con Víctor, sino que siempre había mínimo cinco personas que lo custodiaban".
Gasaro insistió en que la madrugada de la fuga Franco estuvo en su domicilio, con su esposa embarazada de pocos meses y sus hijos, y que habitualmente solo sale a trabajar y "no tiene vida social".
Agregó que se enteró de la fuga por Mónica, la actual pareja de Víctor. La defensora opinó que contra Schillaci "pruebas no hay ninguna" y que el fiscal, por ejemplo, "se basa en que él no utilizó el teléfono celular en las horas previas a la fuga".
Según fuentes judiciales, Citterio sospecha que Franco Schillaci dio apoyo logístico a su hermano y con ese fin dejó el teléfono apagado en su casa para posteriormente no poder ser rastreado.
Dijo que también lo acusan de haber tenido en su poder una Toyota Hilux relacionada con la evasión pero, según la abogada, ese vehículo pertenece a la ex pareja de Víctor Schillaci y su cliente sólo tiene una cédula azul del mismo.
"Esa camioneta él la puso a disposición de la fiscalía y se peritó, con resultados negativos", aseguró Gasaro, quien también explicó que se desgrabaron las imágenes de cámaras del peaje y no existe ninguna que indique que ese vehículo fue usado.
La abogada dijo que en las imágenes aparece otro vehículo que sería un Volkswagen Bora o Vento blanco, pero que no tiene nada que ver con Schillaci.
El joven también negó vínculos Marcelo "El Faraón" Melnyk (35), dueño de pizzerí­as en la zona de Quilmes, en cuya casaquinta de Florencio Varela se habrí­an refugiado los prófugos tras escapar del penal de General Alvear el pasado 27 de diciembre.
Sobre los otros detenidos que hay en la causa, dijo que los conoce de vista porque los vio con Víctor o en el barrio. "A uno de los que detuvieron es porque en una oportunidad llevó el auto al lavadero" (de la familia Schillaci), agregó Gasaro.
Tras su declaración, continuaba la del resto de los detenidos, identificados por los investigadores como Matí­as Gambuza, Rubén Darí­o Spital, alias "Huevi", y Carlos Alberto Spital, alias "Paraguayo".
Los cuatro fueron apresados ayer tras una serie de 17 allanamientos realizados en la zona sur del conurbano, donde se secuestraron armas, teléfonos y elementos de importancia para la causa que están siendo peritados.