Un grupo de investigadores descifró dónde estaba y cavó hasta dar con la roca, que es vaiolsa tanto por sus años como por su composición.
Un grupo de científicos de la Universidad de Curtin encontró un pedazo de meteorito que había caído a la Tierra el 27 de noviembre. Los investigadores localizaron el fragmento en el Parque Nacional Lago Eyre, Australia Meridional, de donde lo extrajeron en el día de Año Nuevo.

En una carrera contra el clima, ya que había pronóstico de lluvia y el agua borraría los rastros de la caída, los investigadores de Curtin pusieron manos a la obra con el geólogo Phil Bland a la cabeza y después de tres días de búsqueda dieron con la roca de 1,7 kilos.

Bland localizó el fragmento de meteorito en un agujero de 42 centímetros ubicado cerca de las áreas de Marree y William Creek. El geólogo y su equipo estiman que se trata de la roca más antigua del mundo con 4.5 mil millones de años.

Encontraron la roca más vieja del mundo