Walter Aguirre se encuentra fuera de peligro y continuará su recuperación en el hospital Churruca de modo de que pueda permanecer cerca de su familia oriunda de la localidad de Morón.
Uno de los gendarmes que se encontraba internado en el hospital de Cullen fue trasladado al hospital Churruca de la ciudad de Buenos Aires, donde deberá seguir la recuperación tras las heridas sufridas en los tiroteos ocurridos en Santa Fe cuando se buscaba a los prófugos del triple crimen de General Rodríguez.

Así lo confirmó el subdirector del hospital Cullen, el doctor Juan Pablo Poletti, que indicó que el prefecto Walter Aguirre de 31 años, se encuentra "fuera de peligro", y se decidió durante la tarde del viernes trasladarlo en un helicóptero de Gendarmería Nacional al Hospital Churruca de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

"Aguirre está fuera de peligro y seguirá su cuidado en el Churruca para que pueda estar cerca de su familia, que son de Morón", aclaró Polletti.

El viernes por la mañana, también fue dado de alta del Hospital Suchón, el gendarme Mario Valdez, de 44 años y oriundo de Buenos Aires, tras reponerse de las heridas sufridas en su brazo izquierdo al ser alcanzado por un proyectil de fusil FAL.