Héctor Ferreira fue testigo del intento de escape de los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci una vez que volcara la camioneta ploteada como de Gendarmería en la que se trasladaban.
El ganadero Héctor Ferreira jamás se olvidará estos días. Un día como cualquier otro se encontró frente a frente con los tres prófugos más buscados de la Argentina: los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci.

En diálogo con los medios, Ferreira contó que anoche los prófugos se metieron en su finca, lo tomaron como rehén y le robaron comida, su teléfono celular, su escopeta y su camioneta. Incluso sintió que iba a morir, pero (según sus palabras) Martín Lanatta evitó que los otros dos delincuentes lo ejecutaran.

"Me pusieron boca abajo y me ataron en la pieza", relató Ferreira, y agregó: "Estaban vestidos como efectivos policiales de Gendarmería".

Ferreira contó a los medios que los prófugos estaban fuertemente armados con "armas largas" y que se cambiaron la ropa delante de él.

Testigo