Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, dos de los tres condenados por el triple crimen de General Rodrí­­guez que se fugaron hace dos semanas del penal bonaerense de General Alvear, continuaban este domingo siendo intensamente buscados en campos y zona de islas cercanos a la localidad santafesina de Cayastá, donde el sábado la Policía local atrapó a Martín Lanatta.
Se trata de una zona delimitada cuya posición exacta no fue precisada por la Policía pero que está situada en el mencionado distrito, ubicado a unos 100 kilómetros al norte de la capital provincial por la ruta 1.

Fuentes policiales informaron que se trata de campos con cultivos de arroz y de productos de quinta y a la vez con costa contra el río y una amplia zona de islas.

Tras la detención de Martín Lanatta (42) en la jornada de ayer, las fuerzas federales y provinciales intensificaron un operativo de saturación que incluye rastrillajes terrestres y la participación de helicópteros, a lo que se sumó la búsqueda por agua.

En estos operativos interviene personal de la Policía Federal, de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, Gendarmería Nacional y Prefectura Naval, en tanto la policía santafesina desplegó las Tropas de Operaciones Especiales, Drogas Peligrosas, Grupo de Operaciones Especiales, y agentes de las unidades regionales.

Martín Lanatta fue apresado alrededor de las 10 de ayer en la localidad de Cayastá tras el vuelco de la camioneta en la que viajaba con su hermano Cristian (44) y Schillaci (35).

El jefe de la Policía de Santa Fe, Rafael Grau, aseguró que el prófugo "no se resistió para nada" y fue apresado por el comisario y dos suboficiales de la seccional local cuando lo sorprendieron caminando por un camino rural.

La captura se registró en un sector cercano al kilómetro 68 de la ruta 1, cerca de la planta arrocera Trimacer, y luego el detenido fue llevado a la comisaría 5ta. de Cayastá, donde fue atendido por un médico policial a raíz de una herida en el rostro.

Tras ser trasladado hasta Buenos Aires, el juez federal Sergio Torres lo entrevistó con el fin de comunicarle los delitos que se le imputan y luego fue sometido a un reconocimiento médico.

Lanatta quedó a disposición de Torres, que investiga la posible participación en el caso de organizaciones narcocriminales; en manera conjunta con el juzgado de garantías 3 de Azul, a cargo de la causa de la evasión, y el juzgado de Ejecución Penal de Mercedes, que controla el cumplimiento de la condena por el triple crimen.