Personal del Ministerio de Salud del Chaco, Ejército, Gendarmería, Prefectura Naval y Policía de la provincia de Chaco, participaron del operativo de evacuación de 98 familias de la localidad chaqueña de Puerto Bermejo las cuales debieron ser trasladadas a la zona urbana de la localidad como consecuencia del desborde y filtraciones de las defensas contra el río Paraguay.
Si bien las aguas se mantienen estables desde hace 24 horas, las defensas comenzaron a registrar filtraciones y desbordes en algunos puntos, por lo que las autoridades decidieron evacuar en un operativo de emergencia, a las familias afincadas en lo que se denomina Pueblo Viejo, hacia zonas más altas.

Personal policial de las comisarías de Puerto Bermejo y General Vedia informaron que son pocas las
familias que decidieron quedarse en el lugar para resguardar sus pertenencias y que ello pone en riesgo sus vidas por lo que continuamente monitorean la zona con equipos de emergencia.

Explicaron que además de la seguridad se asiste a los damnificados con alimentos y asistencias médicas.

Además, periódicamente se realizan reuniones con integrantes de Salud Pública, directivos de establecimientos educativos, representantes de productores ganaderos e industria y comercio, para coordinar acciones directas que permitan controlar las consecuencias de la crecida.

Por otra parte el río Paraná a la altura del Puerto de Barranqueras registró hoy una altura de 7,31 metros y mantiene sus valores estacionados en las últimas 24 horas.

Desde la Administración Provincial del Agua explicaron que se ha estabilizado y comenzado lentamente a disminuir el aporte del río Paraná desde la represa de Itaipú y del río Iguazú, lo que ha provocado el descenso de alturas en el tramo argentino-paraguayo desde Puerto Iguazú hasta Itá Ibaté, deteniéndose el ascenso desde allí hasta Barranqueras.

En Chaco continúan la asistencia a las más de 6.000 personas de distintas localidades ribereñas que fueron afectadas por las crecidas de ambos ríos.