La (sana) competencia entre Lionel Messi y Cristiano Ronaldo a la hora de considerarse el mejor jugador de la actualidad tuvo este lunes, en la previa de la entrega del Balón de Oro 2015, un momento incómodo, pero divertido.
En la conferencia de prensa previa a la gala en Zurich, los cracks del Barcelona y Real Madrid contestaron algunas preguntas (junto a Neymar, el otro nominado) y una de ellas apuntaba a que confiesen qué es lo que envidian uno del otro.

Obviamente, la pregunta fue tomada entre risas por los presentes y también por los protagonistas. Messi, siempre solemne y escapando la polémica, confesó: "Envidiar no envidio nada porque envidiar es una palabra fea, pero Cristiano tiene muchísimas cualidades que a cualquier jugador le gustaría tener".

En tanto, el portugués, al que la polémica y la ironía le sientan de maravilla, no dudo en bromear: "Su pierna izquierda no está mal. Podria envidiar eso, que es un poquito mejor que la mía".