El número de presuntos delitos que implican a personas que usan redes sociales de citas como Tinder y Grindr se incrementó por siete en dos años en el Reino Unido, según la policía británica.


Entre las denuncias se incluyen casos de violación, acoso sexual a menores o intento de asesinato, ante lo cual algunos expertos han urgido a las autoridades a lanzar una campaña para concienciar sobre el peligro de quedar con extraños a través de estas páginas.

Según apuntan, los usuarios son vulnerables a la "extorsión sexual" y estas cifras pueden representar "solo la punta del iceberg" del problema, ya que muchas víctimas pueden sentir miedo o vergüenza de contactar con la policía, según informó la agencia EFE.

En 2013 hubo 55 denuncias en Inglaterra y Gales relacionadas con Grindr o Tinder, mientras que en 2014, el número de acusaciones aumentó a 204, y a 412 en 2015 hasta el mes de octubre, según la policía.

Ese año hubo en total 277 casos en los que la red social Tinder fue mencionada, muy por encima de los 21 del año 2013, y 135 en los que se aludía a Grindr, en comparación con las 34 denuncias de 2013.

Las acusaciones por delitos sexuales o violentos fueron las más comunes, con 253 alegaciones de violencia y 152 informes de crímenes sexuales, incluidos acoso a menores, violación y explotación infantil.

Las cifras policiales provienen de denuncias en las que estas aplicaciones fueron citadas, pero no significa automáticamente que la plataforma fuese usada directamente por el acusado.

No obstante, hay otros supuestos casos documentados en los que sí se inculpa al delincuente de actuar de manera directa a través de estos servicios de citas.