Víctor Schillaci, uno de los tres prófugos recapturados del triple crimen de General Rodríguez, le dijo al juez federal Sergio Torres que quiere "seguridad" porque tiene "miedo".


"Quiero seguridad porque tengo miedo", dijo Schillaci en la audiencia y junto con Cristian Lanatta le manifestaron al magistrado que tienen problemas, informó la agencia DyN.

La audiencia se realizó en el juzgado de Torres y estuvieron presentes los fiscales Jorge Di Lello y Diego Iglesias, titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR); los secretarios Martín Yadarola y Verónica Bresciani; y los abogados Elizabeth Gasaro y Humberto Próspero.

Lanatta y Schillaci fueron trasladados desde Santa Fe, donde fueron detenidos, hasta los tribunales de Comodoro Py para ser notificados formalmente de su detención.

Primero fueron revisados por médicos en la alcaidía del edificio de tribunales y luego cada uno tuvo su audiencia -de unos 15 minutos- y que fue custodiada por dos agentes del Servicio Penitenciario Federal dentro del despacho y dos otros de grupos especiales que se encontraban afuera.

Lanatta dijo que le fallaba el bazo y que uno de sus riñones no le funcionaba. Por su parte, Schillaci señaló que tenía una costilla fisurada y dolores en el brazo izquierdo. A ambos se los veía "agotados" y con sus brazos tajeados, informaron testigos de la audiencia.

Tras las audiencias, Lanatta y Schillaci fueron trasladados a la cárcel federal de Ezeiza, donde desde el sábado está detenido Martín Lanatta.

"Tuve un contacto breve con ellos. Los dos están muy golpeados por el trascurso en campo travieso. Víctor no estaba muy centrado por el cansancio y agotamiento porque hacía cuatro días que no dormía, al igual que Cristian", dijo Gasaro en diálogo con la prensa tras la audiencia.

La abogada señaló que "en el penal de Alvear sufrían muchas irregularidades y amenazas" y negó que los tres hayan baleado a dos oficiales de la Policía Bonaerense en la localidad de Ranchos.