El Gobierno de EE.UU. pidió a las grandes compañías tecnológicas con sede en California ayudar a impedir que los terroristas usen Internet con el fin de promocionar sus mensajes y atraer reclutas

El Gobierno de EE.UU. desea que las empresas tecnológicas ayuden a evitar que los extremistas encuentren "refugio" en la red mundial, y que las compañías ayuden a "crear, transmitir y promocionar" mensajes que refuten la propaganda de los elementos extremistas, indicó Earnest.

Las principales empresas de Internet aseguran que bajan todo mensaje que viole sus políticas al promover el terrorismo o las amenazas de violencia, pero al mismo tiempo son renuentes a aplicar medidas que puedan ser interpretadas como violatorias a la libertad de expresión.

Además, evitan ser consideradas como agentes del gobierno de Washington y han rechazado las quejas de funcionarios oficiales por negarse a permitirles penetrar programas cifrados en que se almacenan mensajes u otros contenidos de sus clientes.

Pese a ello, Earnest afirmó que "nuestra opinión es que es posible llegar a un acuerdo... Tenemos la esperanza de que ellos tendrán la voluntad de cooperar con nosotros y de hallar soluciones".