No más discusiones porque otro se lleva la porción más grande. Investigadores de la Universidad de Liverpool llegaron a la mejor manera de dividir una pizza.
Los investigadores Joel Haddley y Stephen Worsley publicaron en arXivun curioso estudio que explora las posibilidades y variaciones sobre una porción convencional de pizza, aunque su aplicación real sea complicada para cualquier cortador, incluso para los que elaboran profesionalmente el producto.

La mayoría de nosotros divide una pizza usando cortes rectos que se reúnen en el centro. Pero, ¿y si el centro de la pizza tiene un ingrediente que algunas personas prefieren evitar, mientras que otras quieren la corteza desesperadamente?

La solución para ello ya existía. Se llama teselado del disco en mosaico monoedral y supone cortar la pizza en 12 trozos iguales. Seis de ellos forman una especie de estrella en el centro y los otros seis se quedan en los bordes. Se empieza cortando porciones curvas de tres lados a través de la pizza, que luego se dividen en dos. Así, el comensal puede elegir la parte que quiera, con o sin borde, sin recibir menos que los demás.

Cortes Pizza 1.jpg
Pero los matemáticos de Liverpool lo complicaron aún más, con soluciones que resultan "infinitas", según dicen. Se trata de teselados muy creativos que permiten conseguir tantos trozos de pizzas iguales como uno quiera.

"No tengo ni idea de si hay alguna aplicación en absoluto a nuestro trabajo fuera del corte de la pizza" reconoce Haddley a New Scientist, pero agregando que "los resultados son interesantes matemáticamente, y se pueden producir algunas fotos bonitas". Además, para hacer el asunto aún más enrevesado, los matemáticos proponen hacer el teselado añadiendo una serie de pequeños cortes en triángulo.

Cortes Pizza 2.jpg