El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, afirmó que el autor del ataque "es un miembro del Estado Islámico de nacionalidad extranjera" y dijo que todas las víctimas fatales son extranjeros.
El atentado suicida de Estambul, que dejó 10 muertos, además del propio atacante, fue perpetrado por un miembro del grupo terrorista Estado Islámico (Dáesh), confirmó el primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu.

"Se ha descubierto que el autor del ataque es un miembro del Dáesh de nacionalidad extranjera", dijo Davutoglu en una comparecencia recogida por la cadena NTV.

Confirmó también que "todas las víctimas mortales" de este atentado son turistas extranjeros y subrayó que Turquía "aprecia mucho a sus huéspedes".

El atentado se produjo en la plaza Sultanahmet, un lugar muy turístico por la cercanía de la Mezquita Azul, el Palacio Topkapi y Santa Sofía, una iglesia bizantina del siglo VI convertida en museo.

"Esto es uno de los ejemplos más bárbaros de las acciones de la organización terrorista Dáesh", dijo Davutoglu, que comparó el ataque con los atentados de París de noviembre, el de Ankara, en octubre pasado, así como el de la localidad kurda de Suruç en julio anterior.

"No es sólo un ataque contra quienes estaban allí sino contra toda Turquía", subrayó el primer ministro, que también confirmó que había telefoneado a la canciller de Alemania, Angela Merkel, para expresarle sus condolencias, aunque no detalló cuántas de las víctimas eran de nacionalidad germana.

Según varios medios turcos hay nueve alemanes muertos y otros hablan de dos víctimas de nacionalidad surcoreana, informa el diario turco Sabah.

Algunos medios han identificado al autor como "un hombre sirio nacido en Arabia Saudí", detalle no confirmado por las autoridades, que han hablado de una persona "de origen sirio" y "ciudadano extranjero".