El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, ya emitió la convocatoria a los ministros de Gobierno de las 24 provincias para reunirse el 20 de enero, en lo que será la puesta en marcha de las rondas de diálogo formal.
El ministro de Interior, Rogelio Frigerio, ya emitió la convocatoria a los ministros de Gobierno de las 24 provincias para reunirse el 20 de enero, en lo que será la puesta en marcha de las rondas de diálogo formal para consensuar una reforma electoral.

Según adelantaron a la agencia Télam altas fuentes de Interior, ya fueron enviadas una veintena de invitaciones a los gobiernos provinciales y entre este martes y miércoles se emitirá el resto.
El encuentro será en conjunto (en un momento se analizó si hacerlo por grupos) y aún no tiene lugar físico, ya que se está buscando un formato en el que pueda haber un debate horizontal y que cada ministro provincial exprese su visión.
Desde Interior ratificaron que Frigerio pondrá sobre la mesa los tres tópicos principales (y que esbozó como promesa de campaña el presidente Mauricio Macri), que es el impulso a la Boleta Única Electrónica para su aplicación en 2017, la composición de un organismo oficial no gubernamental que reemplace a la Dirección Nacional Electoral, y un reordenamiento del calendario de votación para que esté unificado.
El inicio de las conversaciones formales de cara a un consenso por la reforma electoral busca avanzar en el trabajo con los gobernadores para que sea votada este año la reforma electoral, que requerirá una ardua tarea de implementación antes de que esté todo listo para ser puesta en práctica en las primarias legislativas de agosto 2017.
El secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez, había afirmado: "El objetivo es mejorar el sistema electoral, hacerlo más transparente, ágil y confiable. La línea de trabajo es la boleta única, con opción a que sea electrónica, dotar al sistema de un organismo electoral con autonomía para que el asunto electoral no lo maneje el Ejecutivo y que tenga autonomía y dé más confianza a la gente".
En el oficialismo admiten que la complejidad que implica la puesta en práctica de un sistema electrónico a nivel nacional es un desafío que aún no puede darse por garantizado: para el segundo trimestre de 2017, el Ejecutivo debería tener resuelta la selección, licitación y compra de más de 120.000 máquinas de BUE, junto al correspondiente gigantesco operativo nacional de capacitación.
El equipo de Interior que estará abocado a la tarea de la reforma está integrado por el subsecretario de Asuntos Electorales, Ezequiel Fernández Langan -a cargo de preparar la ejecución y puesta en práctica-, y por el subsecretario de Reforma Política, Julio Postiglioni, encargado de idear el marco legal para la reforma.
Asimismo, las mesas de trabajo también contemplarán a los partidos políticos, las universidades nacionales y ONG como el CELS, Cippec y ACIJ, y también está previsto que comiencen a ser convocadas con el correr del presente mes.
Las reformas a la ley electoral, según la Constitución, requieren de una mayoría calificada de la mitad más uno del total de los miembros de las cámaras del Congreso y no una mayoría simple, por lo cual los consensos a los que el gobierno de Cambiemos deberá arribar serán mayores, especialmente con el peronismo.