El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, aseguró que sacará un decreto subiendo el monto a pedido de la gobernadora María Eugenia Vidal. Es intensa la búsqueda de datos que permitan atrapar al empresario prófugo por el triple crimen de General Rodríguez..
El Ministerio de Seguridad bonaerense elevará a 2 millones de pesos el pago de la recompensa por datos que permitan capturar al empresario prófugo Ibar Esteban Pérez Corradi, acusado por el triple crimen de General Rodríguez cometido en 2008.
El aumento fue confirmado esta mañana por el titular de la cartera de Seguridad, Cristian Ritondo, quien reveló que "la gobernadora (María Eugenia Vidal) me ha encomendado incrementar la recompensa al máximo".
"Hoy mismo voy a sacar el decreto para llevarlo a 2 millones de pesos", dijo Ritondo en declaraciones radiales y justificó la medida al afirmar que "en el caso de los prófugos de Santa Fe, (la recompensa) provocó muchos llamados que nos ayudaron".

La primera recompensa por Pérez Corradi había sido dispuesta el 23 de julio de 2014 por el gobierno de Daniel Scioli y la gratificación por "información que permita lograr la detención" del acusado variaba de 20 mil pesos y 100 mil pesos.
Pérez Corradi, alias "Peludo", "Pelado" y "Chiquito", está imputado como "coautor" por el crimen de Sebastián Forza (34), Damián Ferrón (37) y Leopoldo Bina (35), ocurrido el 7 de agosto en General Rodríguez y que dejó al descubierto el negocio ilegal de la efedrina, precursor químico para la fabricación de metanfetaminas.
Se cree que fue el que ordenó la matanza cuando las víctimas quisieron quedarse con un negocio suyo.
Al prófugo la justicia lo acusa de "privación ilegal de la libertad agravada por su comisión mediante violencia en concurso real con homicidio agravado por su comisión mediante ensañamiento, alevosía y con el concurso premeditado de mas de dos personas".
Por el triple crimen el Tribunal Oral en lo Criminal 2 de Mercedes condenó en diciembre de 2012 a prisión perpetua a los hermanos Cristian y Martín Lanatta, y Víctor y Marcelo Schillaci.
Los Lanatta y Víctor Schillaci se fugaron del penal de General Alvear hace quince días y luego fueron recapturados.
Sobre Pérez Corradi pesa una orden de captura nacional e internacional. Lo busca la justicia de Estados Unidos: fue acusado de haber introducido en ese país unas 80 pastillas de oxicodona, un analgésico derivado del opio, mediante el envío de una encomienda por correo privado.
También fue investigado en la megacausa de la mafia de los medicamentos que instruyó el juez Norberto Oyarbide y pagó 100 mil pesos de fianza para ser excarcelado.