El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, justificó la purga en la Policía provincial señalando que se busca una Fuerza "mucho más comprometida con la sociedad". Alertó: "vamos a tener intentos de fuga peores que éste".


"Queremos una policía más moderna, mucho más comprometida con la sociedad, que dé respuestas", argumentó el funcionario, y recordó que la medida "tiene que ver con lo que propusimos en la campaña" electoral.

De esta manera, Ritondo, se refirió al pase a retiro de siete comisarios generales que integraban la cúpula de la Bonaerense, luego de la crisis provocada por la fuga de los autores del triple crimen de General Rodríguez, que tuvo en vilo al país durante 15 días.

Además de los siete comisarios pasados a retiro, a los que se suman otros dos anteriores-, Ritondo anunció que dispuso el pase a disponibilidad de 21 mayores e inspectores de la Fuerza.

"Ibamos a empezar con los cambios en marzo, pero sin duda esta situación excepcional disparó que tuviéramos que hacer una serie de cambios", explicó el ministro en declaraciones televisivas.

No obstante, reconoció que estos pases no servirían de nada "si no se cambian las políticas y las actitudes" de los miembros de la Institución.

En ese sentido, insistió con que "queremos una policía comprometida con la lucha contra las mafias, la corrupción y principalmente contra el narcotráfico", porque, según advirtió, "la democracia y el narcotráfico compiten".

Ritondo enumeró una serie de factores a modificar en la Fuerza, entre las que mencionó: "Cortar con la cadena de que los cargos se logran a partir del amiguismo".

En tal sentido, advirtió que "no vamos a tener problemas en sacar (de la institución) a los que delinquen".

No obstante, Ritondo previno que "el trabajo es a largo tiempo, los resultados no se van a ver mañana", aunque adelantó que ya desde "la semana que viene vamos a empezar con que cada policía tenga su chaleco", en alusión a los policías baleados cuando intentaron detener en una ruta de Ranchos al vehículo con los tres prófugos.

En ese contexto, alertó que "en la lucha contra el narcotráfico, vamos a tener intentos de fuga peores que éste".

En cuanto a las irregularidades detectadas hasta el momento, Ritondo mencionó un caso de escucha telefónica, en el que, dijo, "hemos detectado personal de la DDI de Quilmes hablando con una de las personas que habían estado en la quinta de 'El Faraón'", el pizzero que ayudó a los prófugos.