A través de un decreto de necesidad y urgencia, el Presidente dejó sin efecto la medida que dispuso Cristina Kirchner a diez días de dejar el gobierno. La quita de la retención es un viejo pedido de los gobernadores.
El presidente Mauricio Macri derogó este miércoles el decreto de necesidad y urgencia (DNU) firmado por su antecesora Cristina Kirchner que dispuso la transferencia a todas las provincias del 15% de los fondos de coparticipación, luego de un fallo de la Corte Suprema de Justicia.

macri y cristina
La medida que da de baja el decreto 2.635 del 30 de noviembre del año pasado fue adoptada mediante otro DNU, en este caso el 73/2016, que se publica este miércoles en el Boletín Oficial.

En ese marco, se da "cuenta a la Comisión Bicameral Permanente el Honorable Congreso de la Nación a los efectos de su tratamiento y consideración legislativa".

Embed

Vale recordar que la Corte había fallado el 24 de noviembre a favor de Córdoba, San Luis y Santa Fe en los juicios que le iniciaron al Estado para que le devuelvan lo retenido por la coparticipación, pero días después el gobierno de Cristina hizo extensiva a todos los distritos la devolución.

Luego, el 9 de diciembre, la jueza Liliana Heiland dispuso suspender provisoriamente esa disposición de la entonces presidenta, a partir de una medida cautelar presentada por la Mesa Nacional de Jubilados Pensionados y Retirados de la República Argentina.

Con el DNU de hoy firmado por todo su gabinete, Mauricio Macri deroga el decreto que dispuso el cese de la detracción del 15% de la masa de impuestos coparticipables.

Embed

En los considerandos, el actual Poder Ejecutivo Nacional advierte que el decreto 2.635/15 genera "consecuencias inexorables desde el punto de vista económico, toda vez que el impacto negativo que origina dicho decreto al financiamiento de la administración nacional de la seguridad social deberá ser compensado con un ajuste sobre el gasto primario a cargo del Tesoro Nacional, con el agravante de que dicha norma no prevé la posibilidad de atender ese déficit con el uso del crédito público, circunstancia que empeora las políticas presupuestarias".

Destaca que, "en tal sentido, el presupuesto del año 2016 de la seguridad social se encontraría seriamente comprometido en cuanto a su nivel de gasto y financiamiento, situación que se agravaría en forma notable de no mediar la inmediata extinción del mencionado decreto".

Asimismo, sostiene que con ese DNU "se vulnera la expresa limitación constitucional del artículo 99, inciso 3, en cuanto prohíbe dictar decretos de necesidad y urgencia en materia tributaria, por tratarse su objeto de la distribución intrafederal de recursos de naturaleza impositiva".