La conducción de la Asamblea Nacional (AN) de Venezuela acató este miércoles el fallo del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que ordenó la suspensión cautelar de tres legisladores electos por el estado Amazonas, cuya jura había sido declarada en desacato.
"Se acata o se cumple, o se observa, palabras sinónimas. No tenemos ningún problema con decirlo si eso satisface o contribuye a que ustedes asistan a la cámara a cumplir con sus deberes constitucionales", dijo el presidente del Parlamento, Henry Ramos Allup.

Mientras el TSJ decide sobre la impugnación chavista de la elección de los legisladores por Amazonas, la mayoría de la opositora Mesa de la Unidad Democrática en la Asamblea Nacional se reduce de 112 a 109 bancas.

La decisión de acatar el fallo del TSJ se da luego de que los tres opositores suspendidos solicitasen al Parlamento su separación del cargo para poder defenderse y a la vez poner punto final a la crisis institucional que implicó su incorporación a la Asamblea.

Nirma Guarulla, Romel Guzamana, y Julio Ygarza son los tres diputados cuya proclamación fue suspendida por el TSJ, días antes de tomarles juramento, como medida cautelar al recurso de impugnación interpuesto por el chavismo, que alegó fraude en las elecciones legislativas en ese estado, celebradas como en el resto del país el 6 de diciembre pasado.

La junta directiva de la AN, controlada por la oposición, desobedeció la medida y tomó juramento a los tres diputados, lo que provocó una nueva sentencia del TSJ, que decretó el desacato de la Cámara nuevamente formada y la nulidad de todos sus actos mientras los parlamentarios suspendidos no abandonasen sus cargos.

El chavismo se había negado a proporcionar el quórum al Parlamento mientras se mantuviera en desacato y el presidente venezolano, Nicolás Maduro, solicitó al TSJ que precisara a qué instancia debía rendir cuentas y cuándo, si la AN insistía en el desacato.