El alcande de Santa Rosa, Sergio Salgado, argumentó que no puede garantizar la seguridad de los vecinos. El jefe comunal solicitó al gobierno provincial un adelanto de la coparticipación por $10 millones para pagar sueldos adeudados.
El intendente del municipio mendocino de Santa Rosa, Sergio Salgado, decidió cerrar a través de un decreto la sede comunal por no poder garantizar la seguridad y la integridad física de los empleados.

A través de un comunicado, el jefe comunal solicitó al Ministerio de Trabajo, a la policía y a la fiscalía de Santa Rosa que intercedieran para garantizar la seguridad de los trabajadores municipales.

Salgado (FpV) fue citado anoche de oficio por la fiscal Mariana Caixa cuando se conoció el decreto y le tomó declaración, allí el intendente declaró que los manifestantes habían ingresado al edificio y rompieron muebles y lo amenazaron por eso tomó la decisión de prevalecer y cuidar los intereses de los vecinos cerrando la municipalidad.

Ante la denuncia de Salgado, la fiscal ordenó una inspección ocular en el edificio y no encontraron ningún daño como había manifestado el intendente, en su lugar encontraron basura en la puerta puesta por los manifestantes pero no había daños dentro del inmueble.

Por otra parte, la presidenta del Consejo Deliberante, Norma Trigo (Frente Cambia Mendoza) señaló que "consideramos que está incumpliendo el deber de funcionario público, su obligación es tener la municipalidad abierta todos los días, hoy está cerrada y no sabemos nada del intendente, tampoco nos comunicó esta decisión".

Y agregó: "Presentamos una denuncia como bloque (Frente Cambiemos) y además citamos a los bloques al Concejo Deliberante para tratar de solucionar esta situación".

Una vez conocida la ordenanza, los empleados decidieron manifestarse en reclamo de haberes adeudados de dos meses, a los contratados se les adeuda cinco meses, en tanto los funcionarios y los concejales hace cuatro meses que no cobran.

El intendente solicito al gobernador, Alfredo Cornejo, un adelanto de la coparticipación por 10 millones de pesos para abonar los sueldos en cambio recibió 4 millones de pesos el pasado viernes.

Desde el gobierno provincial señalaron que al municipio no se le debe nada y que están analizando la situación que se presentó en ese departamento y los pasos a seguir.

Finalmente, los trabajadores se congregaron esta mañana en la puerta del edificio y allí se quedarán a la espera de una solución.