Sebastián Gualpa y Miguel Seguí fueron apresados luego de que un testigo denunciara que el 31 de diciembre a la noche los efectivos dejaron a un delincuente llevarse dos motos y autopartes del depósito de Loma Verde, en Escobar.
Una vez allí, el delincuente todavía no identificado, subió a una camioneta 4x4 dos motos y varias autopartes resguardadas en el lugar luego de diferentes secuestros judiciales.

El 1 de enero, en un control de rutina, personal policial notó la ausencia de los rodados y de las piezas, por lo que se hizo la denuncia correspondiente ante la fiscal Mabel Amoretti del Departamento Judicial Zárate - Campana.

"Esto es una señal clara de que en este Escobar no hay más impunidad para nadie y menos para los policías que deshonran su uniforme. Desde que asumimos el desafío de gobernar nuestro municipio, todos los días llevamos adelante acciones concretas para luchar contra el delito, el narcotráfico y los excesos en la vía pública", aseguró el intendente Ariel Sujarchuk tras la detención de ambos efectivos.

El intendente aseguró que en su gestión habrá "tolerancia cero para quien viole la ley" y felicitó a las autoridades policiales, a la Secretaría de Seguridad y a la unidad de fiscales "por el gran trabajo realizado".