NML Capital, Aurelius, Blue Angel y Olifant reclaman al Gobierno una cláusula de confidencialidad en las negociaciones, caso contrario no aceptarían ninguna propuesta.
El secretario de Finanzas, Luis Caputo, informó el miércoles, tras una reunión con el mediador designado por el juez Thomas Griesa, Dan Pollack, y los holdouts que el Gobierno presentará una propuesta concreta en dos semanas.

En ese encuentro -según informa la misma agencia- los funcionarios argentinos comunicaron su intención de hacer pública la propuesta que realizarán con el objetivo de "garantizar la transparencia del proceso".

La reunión con los fondos buitre fue la primera desde que asumió el presidente Mauricio Macri y Caputo dijo en declaraciones a la prensa que fue "satisfactoria".

Los holdouts también informaron que, al igual que la Argentina, ellos presentarán una propuesta en la semana del 25 de enero. Pero ponen una condición: las cláusulas de negociación deben ser secretas, según una de las fuentes que participó del encuentro.

De cumplirse la exigencia, ninguna de las partes podría publicar o informar detalles del plan de negociación antes de llegar a un acuerdo. La oferta de pago que presentará la Argentina a los fondos buitre también abarca a los acreedores conocidos como me too y a los bonistas particulares de default en un primer intento para poner punto final al prolongado litigio por la deuda y dejar atrás el default técnico en el que se encuentra el país desde mediados de 2014.

Caputo no quiso dar precisiones respecto de la quita que propondrá la Argentina. Tampoco dijo el monto total de la deuda que se negociará. Pollack había dicho que las negociaciones debían incluir US$ 10.000 millones, aunque escritos presentados por los abogados de Cleary, Gottlieb, Steen & Hamilton a Griesa llevaron el total de bonos en manos de los holdouts a US$ 15.000 millones.

En la conferencia de prensa, el ministro de Hacienda y Finanzas Alfonso Prat-Gay dijo que la deuda total asciende a US$ 9882 millones. "No crean ni un segundo el verso de que peleándonos con los buitres estamos haciendo un servicio a los argentinos. Esta negociación no va a durar ni 15 años ni 48 horas. Queremos resolver este problema y lo vamos a resolver lo más rápido y justamente posible", dijo.