Diego Romano, de 31 años, fue encontrado sin vida rodeado de botellas de bebidas alcohólicas al lado de una casilla ubicada al sur de la ciudad bonaerense. La carátula del hecho es "averiguación de causal de muerte".
La Policía de Pergamino investiga la muerte de un hombre de 31 años cuyo cadáver apareció el lunes pasado rodeado de botellas de bebidas alcohólicas y con una bolsa de plástico en la cabeza, informó el sitio Pergamino Verdad.

Personal de Obras Sanitarias encontró el cuerpo de Diego Andrés Romano acostado boca arriba junto a una casilla de material situada en la calle Carlos Pellegrini al 3500, en el sur de Pergamino.

Los investigadores del caso descubrieron una serie de mensajes de despedida en el celular de Romano, que estaba rodeado de cuatro botellas de bebidas alcohólicas: una cerveza, un champagne y dos licores.

Un cuidador del stud ubicado al lado del predio donde encontraron a Romano confirmó que lo vio sentado en el cordón de la vereda a las 21 de la noche anterior, informó el sitio La Opinión de Pergamino.

Una autopsia demostró que Romano murió de un paro cardiorespiratorio traumático provocado por asfixia. Su cuerpo estaba boca arriba, con la cabeza apoyada sobre una mochila -y envuelta en una bolsa de plástico- y las piernas flexionadas.

De acuerdo con el testimonio del cuidador y la temperatura del cuerpo de Romano, los investigadores suponen que el hombre habría muerto entre las 22.30 del domingo 10 y las 0.30 del lunes 11 de enero, informó el sitio El Tiempo Semanario.

La autopsia fue realizada por "averiguaciones de causal de muerte" y el caso quedó en manos del juez Andrés García en la Unidad Funcional de Instrucción y Jucio N° 2 de Pergamino.