Sara Garfunkel afirmó que "no le cierra" la hipótesis del suicidio, fundamentalmente por su estado de ánimo previo y por la posición final del arma. "Se tendría que haber ido de la causa AMIA, pero años antes. No me hizo caso", sentenció.
Sara Garfunkel, la madre del fallecido fiscal Alberto Nisman, habló a casi un año de la muerte de su hijo y opinó que "lo mataron", para luego afirmar que "no le cierra" la hipótesis del suicidio, fundamentalmente por su estado de ánimo previo y por la posición final en la que estaba el arma.

Garfunkel, reclamó que se esclarezca "qué pasó, qué fue todo el armado, cómo hicieron todo". Además, dio detalles del momento en que hallaron al fiscal muerto en su departamento de la torre Le Parc en Puerto Madero, y pese a los últimos cambios en la causa, cuya investigación quedó a cargo de la propia jueza Fabiana Palmaghini, se mostró poco esperanzada en que se pueda esclarecer la muerte de su hijo.
"Que se esclarezca, no si él se mató o lo mataron, que se esclarezca todo lo de alrededor. Porque a él lo mataron, no se mató. Entonces, que se esclarezca todo. Qué pasó, qué fue todo el armado, cómo hicieron todo", reclamó Garfunkel durante una entrevista con la Agencia Judía de Noticias (AJN) que se realizó en los últimos días y se difundió hoy.

A tres días de cumplirse un año de la muerte, la madre de Nisman dijo que está segura de que se trató de un crimen por la forma en la que apareció el cuerpo de su hija y el lugar en donde estaba el arma.
"Cómo él apareció, el cuerpo, dónde apareció el arma, cómo hizo si se mató él para que el arma aparezca en ese lugar. Cuando yo abrí la puerta no vi nada, yo lo vi a él. Salgo y llamo a Swiss Medical, viene el médico, asoma la cabeza y dice 'hay un arma'. Cerró la puerta y se fue. Entonces yo digo 'yo no vi ningún arma, quiero ver'. Miré de vuelta y se veía el mango del revólver acá (hombro). Entonces yo no entiendo como hizo el arma para aparecer abajo del hombro izquierdo", detalló.
Sara Garfunkel también afirmó que no se modificó nada en el departamento de Nisman antes de que llegue la fiscal Viviana Fein en la noche del domingo 18 de enero del año pasado.
"Nadie entró al baño hasta que vino la fiscal. Yo estaba ahí sentada y hasta que no vino la fiscal, yo de ahí no me moví. Después sí me levanté, pero nadie entró y encima habían puesto de Gendarmería a un muchacho, porque el capo de Gendarmería me quería sacar de la pieza y yo no me quería ir, entonces puso a un muchacho en la puerta del baño para que yo no entre. Y yo me quedé ahí sentada", contó.
Garfunkel se mostró pesimista con respecto al avance de la causa, pese a que el Gobierno relevó a los agentes de inteligencia del secreto, y ordenó desclasificar todos los documentos de inteligencia relacionados con Nisman a partir de 2012.
"Si después de un año no hicieron nada, para mí es difícil", expresó, aunque deseó que "ojalá pase algo".
Por último, contó que Nisman le había anticipado a la familia que presentaría la denuncia de encubrimiento contra la entonces presidenta Cristina Fernández.
"Sí, yo lo sabía. Él compartía su trabajo cuando quería. En febrero dijo, 'cuando vuelvo de afuera, (del viaje a Europa)'. El volvía a fin de enero", contó.