La pieza dental está compuesta por una resina plástica combinada con sales de amonio cuaternarias que tienen la virtud de combatir los microbios y puede llegar a destruir el 99 % de las bacterias.

Un grupo de expertos de la Universidad de Groningen en Holanda han desarrollado un método para imprimir en 3D dientes que son especialmente beneficiosos para operaciones dentales. La nueva resina plástica desarrollada hace uso de sales antimicrobianas que "abrasan" las bacterias.

Según los investigadores, la resina es capaz de destruir el 99% de las bacterias, y además tienen la ventaja de que no causan ningún efecto secundario en humanos. Al probar las muestras obtenidas con mezclas de saliva y de streptococcus mutans, una bacteria habitual en nuestras bocas, comprobaron que este material conseguí tener un efecto esterilizador.

El sistema está por ahora en fase de prototipo y aún tienen que evaluar si esta resina es lo suficientemente dura como actuar como dientes de verdad en estas operaciones además de pruebas adicionales, pero sus avances son prometedores. De hecho, afirman, las aplicaciones podrían ampliarse y ser también válidas para diversos tipos de prótesis.